Jugamos, aprendemos y nos divertimos con YOGA. A demás de cuentos con posturas, también trabajamos respiraciones divertidas, mantras y mudras, relajaciones, meditaciones y nos relacionamos con los compañeros, trabajando, la comprensión, la paciencia, el respeto, la escucha, el silencio, el amor y la alegría. Y un largo etc, para desarrollar una clase llena de vida y sensaciones.

En ocasiones hay danza, música con instrumentos, juego de cartas de yoga, espirales, mandalas humanos y pintados. Una hora de pura felicidad teniendo presente la esencia de YOGA, unión a todos los niveles. (Grupos reducidos)

Gracias a los papis por confiar en mi. 🙂